viernes, 27 de mayo de 2011

(39) Acto 2, escena 2. Romeo y Julieta. (William Shakespeare)

Dejo a continuación un fragmento del acto 2, escena 2 de la tragedia shakespeareana "Romeo y Julieta". Debo disculparme con los lectores por partida doble. Por no encontrar una mejor traducción al español (no digo que no la haya, sino que la que encontré es muy mala) y además por elegir un texto anglófilo. Se trata de la famosísima escena del balcón.


Juliet
'Tis but thy name that is my enemy;
Thou art thyself, though not a Montague.
What's Montague? it is nor hand, nor foot,
Nor arm, nor face, nor any other part
Belonging to a man. O, be some other name!
What's in a name? that which we call a rose
By any other name would smell as sweet;
So Romeo would, were he not Romeo call'd,
Retain that dear perfection which he owes
Without that title. Romeo, doff thy name,
And for that name which is no part of thee
Take all myself.
Romeo
I take thee at thy word:
Call me but love, and I'll be new baptized;
Henceforth I never will be Romeo.
Juliet
What man art thou that thus bescreen'd in night
So stumblest on my counsel?
Romeo
By a name
I know not how to tell thee who I am:
My name, dear saint, is hateful to myself,
Because it is an enemy to thee;
Had I it written, I would tear the word.
Juliet
My ears have not yet drunk a hundred words
Of that tongue's utterance, yet I know the sound:
Art thou not Romeo and a Montague?
Romeo
Neither, fair saint, if either thee dislike.
Juliet
How camest thou hither, tell me, and wherefore?
The orchard walls are high and hard to climb,
And the place death, considering who thou art,
If any of my kinsmen find thee here.
Romeo
With love's light wings did I o'er-perch these walls;
For stony limits cannot hold love out,
And what love can do that dares love attempt;
Therefore thy kinsmen are no let to me.


JULIETA


Mi único enemigo es tu nombre. Tú eres tú, aunque seas un Montesco. ¿Qué es «Montesco» ? Ni mano, ni pie, ni brazo, ni cara, ni parte del cuerpo. ¡Ah, ponte otro nombre! ¿Qué tiene un nombre? Lo que llamamos rosa sería tan fragante con cualquier otro nombre. Si Romeo no se llamase Romeo, conservaría su propia perfección sin ese nombre. Romeo, quítate el nombre y, a cambio de él, que es parte de ti, ¡tómame entera!


ROMEO 


Te tomo la palabra. Llámame « amor » y volveré a bautizarme: desde hoy nunca más seré Romeo.


JULIETA


¿Quién eres tú, que te ocultas en la noche e irrumpes en mis pensamientos?


ROMEO


Con un nombre no sé decirte quién soy. Mi nombre, santa mía, me es odioso porque es tu enemigo. Si estuviera escrito, rompería el papel.


JULIETA


Mis oídos apenas han sorbido cien palabras de tu boca y ya te conozco por la voz. ¿No eres Romeo, y además Montesco?


ROMEO 


No, bella mía, si uno a otro te disgusta.


JULIETA 


Dime, ¿cómo has llegado hasta aquí y por qué? Las tapias de este huerto son muy altas y, siendo quien eres, el lugar será tu muerte si alguno de los míos te descubre.


ROMEO 


Con las alas del amor salté la tapia, pues para el amor no hay barrera de piedra, y, como el amor lo que puede siempre intenta, los tuyos nada pueden contra mí.




Debo admitir que nunca me pareció mala esta versión, no es la mejor, que lo se muy bien, pero tampoco me parece mala.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada